Un contrato que vincula a una sociedad y a una persona física que ejerce las funciones de consejero de la misma no puede tener la calificación de “contrato individual de trabajo”, según el Convenio de Lugano II (STJ 11 abril 21019)

El Blog de José Carlos Fernández Rozas

July-2017-Headshots-001

La Sentencia del Tribunal de Justicia, Sala Primera, de 11 de abril de 2019 (Asunto C-603/17: Bosworth y Hurley) considera que “al igual que sucede con las directrices generales que recibe un directivo social por parte de los accionistas de la sociedad que dirige en cuanto a la orientación de los asuntos de la misma, los mecanismos legales del control que ejercen los accionistas no establecen, por sí mismos, la existencia de un nexo de subordinación, de forma que la única circunstancia de que los accionistas tengan la facultad de destituir a un directivo de la sociedad no basta para apreciar la existencia de tal nexo. Resulta de lo anterior que un contrato celebrado entre una sociedad y el directivo de la misma no constituye, en circunstancias como las que concurren en el litigio principal, un ‘contrato individual de trabajo’, en el sentido de las disposiciones del título II, sección…

Ver la entrada original 174 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s